2 de agosto de 2012

Myrna, el ombligo del mundo

En las profundidades de la estepa siberiana se encuentra una de las más monstruosas minas del mundo: un descomunal agujero de medio kilómetro de profundidad y un diámetro de más de 1.200 metros.

Casi todos los habitantes de Myrna viven asomados a este pavoroso abismo. Desde el cielo da la impresión de que la ciudad va a acabar engullida por esta boca gigantesca.

La mina de diamantes ya ha dado lo mejor de sí misma y actualmente se encuentra en estado de semiabandono, una herida en la tierra que quedará allí para siempre.

En sus tiempos de actividad, los pesados camiones que extraían toneladas de tierra de su interior tardaban más de dos horas en llegar desde el fondo hasta la superficie, ascendiendo por vertiginosas rampas. Hoy sigue siendo peligroso sobrevolar este enorme hueco, ya que los helicópteros y aviones pequeños corren el riesgo de ser succionados por la fuerte corriente de aire que genera la cavidad.


Una imagen impactante de este lugar se puede conseguir a través de google maps.

No hay comentarios:

Publicar un comentario