16 de agosto de 2012

Isla de Sannikov, un espejismo en el Ártico


En 1811 el explorador ruso Yakov Sannikov divisó en las frías aguas del Océano Ártico una lejana isla envuelta en una extraña niebla azul. Sannikov capitaneaba una expedición cartográfica rusa por el mar de Siberia, y la extraña visión tuvo lugar al norte de la isla de Kotelny.

Nadie dudó de la veracidad de su historia, ya que Sannikov gozaba de un gran prestigio y acumulaba una larga experiencia como marino y explorador. Por eso, años después otros exploradores salieron en busca de  la que ya era coocida como "isla de Sannikov".  

El ruso-alemán Eduard Toll aseguró haberla visto también, pero no pudo desembarcar en ella por encontrarse rodeada de peligrosos témpanos de hielo flotante. Era la confirmación que se necesitaba para incluir la isla de Sannikov en casi todos los mapas de Rusia a principios del siglo XX, como el de la imagen donde aparece su nombre en ruso: Земля Санникова. 

Hoy sabemos que esta isla no existe, después de infructuosas búsquedas con varios rompehielos ya en la época soviética. Pero algunos sostienen que la isla de Sannikov pudo haber existido en el pasado. Al menos su historia sirvió para inspirar relatos como el de Vladimir Obruchev, que puebla la isla de animales prehistóricos y tribus salvajes. Al menos una lectura entretenida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario